miércoles, 2 de mayo de 2007

Prólogo

Arder como forma de exilio vital, buscar un espacio analgésico donde el amor sea sólo una palabra, y la muerte sea lo único inevitable.

1 comentario:

Violeta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.